A la hora de degustar el jamón, todo importa

La experiencia culinaria que uno puede sentir cuando disfruta de unas lonchas de jamón puede ser muy diversa según una serie de factores que, desde luego, alteran la calidad del producto. O al menos nuestra percepción del mismo. Hay una infinidad de detalles que marcan la diferencia entre un momento culinario único y otro sin más. A continuación, exponemos cinco puntos básicos para analizar la verdadera “experiencia jamonera” desde un punto de vista profesional y no como un mero producto de consumo:

1. Visibilidad del jamón. La pata debe estar visible, y no en la cocina o el almacén. El hecho de que los ojos del cliente se crucen con nuestra pieza aumenta las posibilidades que “se le haga la boca agua” y pida algún que otro plato. Además, el corte en directo es un arte y un espectáculo para los verdaderos amantes del jamón. Para ello, debemos contar con…

2. …un personal formado en corte y producto. Como comentábamos en el primer punto, el corte en directo es más atractivo a los ojos del comensal e invita a pedir más de una ración. Si esa persona que lo corta, además, conoce a la perfección el producto, la experiencia del usuario será más informativa, placentera e instructiva.

3. Buena presencia de la pieza. Es fundamental que antes de entrar por la boca, lo haga por los ojos. El corte bien recto, limpio y perfilado.

4. Presentación en plato. Lonchas finas y bien colocadas, a temperatura ambiente. Nada de cámaras frigoríficas; el jamón se tiene que atemperar para ofrecer sus mejores cualidades organolépticas. Por el contrario, si está sometido a temperaturas elevadas, la grasa puede oxidarse y el sabor y la textura dejan de ser tan agradables.

5. Acerca el producto. Enlazando con el punto número dos, la experiencia del usuario mejorará cuanto más le expliquemos sobre el jamón. ¿Qué historia tiene ese jamón en concreto? Saber de dónde proviene lo que comemos es siempre un requisito indispensable para disfrutar de la gastronomía como se merece.

Extra: A día de hoy, usa tus redes sociales para difundir las bondades del producto. Haz fotos del jamón, compártelas en tus perfiles e interactúa con otros amantes de este inigualable alimento. Probablemente, estarán dispuestos a acercarse por tu establecimiento.

Etiquetas:

Tambíen te puede gustar

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios recientes